¿Quién es el Gran Arquitecto del Universo?

La idea de Dios como un geometra está determina en todas las culturas. En el arte religioso cristiano de la Edad Media se representa con frecuencia la figura del Dios-Creador como geómetra, con un compás en la mano derecha con el que traza o mide el mundo.

Esta expresión era conocida ya en el antiguo Oriente Próximo y se encuentra también, con una forma algo modificada, en una carta de Clemente de Roma a los corintios: “Que el artesano del universo”, escribe, “mantenga en la tierra el número contado de sus elegidos. El nos llevó de las tinieblas a la Luz, de la ignorancia al Conocimiento”. En un himno que data de comienzos del siglo V, la iglesia de Epifanio de Salamina es calificada de “paraíso del Gran Arquitecto”.

Por dos veces por lo menos, el cristianismo presenta a Dios como el constructor por excelencia. Recordemos la visión del profeta Amos: “he aquí que el Señor estaba de pie en un muro, hecho con el nivel y, en su mano, había un nivel. Y el Eterno me dijo: ¿qué estás viendo Amos? Y yo le dije: veo un nivel. Y el Señor dijo: Pondré el nivel en medio de mi pueblo de Israel; no seguiré perdonándolo”.

La historia de Job nos proporciona un segundo pasaje bíblico donde el Dios cristiano afirma que construyó el universo con sus manos; habla con Job y, en una serie de preguntas teñidas de ironía, le muestra la distancia que existe entre Dios y el hombre.

En otra cultura religiosa monoteísta, el arte musulmán español lleva a un punto culminante el arte geométrico. El Corán prohíbe cualquier representación icónica de Alá e identifica la divinidad con "el uno". Si se observa cualquier diseño geométrico, principalmente en los mosaicos, vemos que la combinación de las simetrías y la composición de movimientos, produce el efecto visual de que ningún motivo es singular ni más importante que los demás. Si Dios no puede ser representado como persona, sí a través de la abstracción geométrica se puede traducir la armonía de la experiencia mística. Desde ese punto de vista, Dios no aparece como geómetra, sino más bien como Geometría pura.

El poeta y dibujante británico William Blake (1757-1827), que también representó a Newton desnudo, pertrechado sólo con un compás frente a la Geometría, dibujó El anciano de los días para acompañar su poema Europa, una profecía (1794). Recupera la imagen del Dios con el compás, o también del Gran Arquitecto, siguiendo la terminología de la Masonería, muy en auge en su época.

El Gran Arquitecto del Universo, expresado habitualmente con el acrónimo GADU, es un símbolo tradicional en la masonería, cuyo contenido, interpretación y relevancia varían según la corriente masónica de que se trate.

Para determinadas corrientes, el GADU representa al Ser Supremo cuya creencia e invocación en la práctica del rito son imprescindibles. Para otras corrientes de la masonería, establecer la condición de la creencia en un Ser Supremo supondría limitar la libertad de conciencia de sus miembros, por lo que no les exigen profesar ningún tipo de creencia.

Los masones, como individuos, somos en todo caso libres de darle el contenido que mejor se ajuste a nuestras creencias. Como todos los símbolos, proporciona un marco, pero su interpretación concreta corresponde a cada cual.

Muchos hermanos consideran el símbolo GADU como Principio Creador, dinámico por excelencia, organizador del Universo, la ley que rige la materia, donde los hombres no pueden percibir nada más que las manifestaciones sensibles; en este caso, el Universo visible, donde él es el Principio conductor y conservador, es la Divinidad en estado de manifestación.Otros lo entienden como el organizador, el ordenador, el geómetra, la fuerza ordenatriz que lucha contra el caos y lo sustituye por la armonía, es decir, como un principio generador de orden.El símbolo del GADU no está unido a ninguna creencia, expresa, por consiguiente, la fe del masón en la total libertad de conciencia. Se sitúa de una forma natural en el cuadro de la iniciación sobre un plano ideal trascendiendo al caos, exaltando los valores espirituales más altos, dando el gusto por lo sagrado y conduciendo el viaje hacia lo invisible

Hay por último masones que, prescindiendo de cualquier enfoque trascendente, identifican al GADU con la sublimación del ideal masónico o que lo interpretan desde una perspectiva panteísta o naturalista.

Para la masonería teísta y deísta, el GADU representa al Ser Supremo, un principio masónico que en esta corriente se considera esencial, por lo que la creencia en él y su invocación en la práctica del rito es imprescindible. En efecto, para algunos, el GADU, y más concretamente su interpretación del mismo, sería la esencia misma que daría sentido (y regularidad) al trabajo y la existencia de la masonería.

Para la masonería liberal o adogmática, exigir el principio de creencia en un Ser Supremo supone establecer un límite a libertad de conciencia de sus miembros que se contradice con los principios masónicos, por lo que ni la creencia en el GADU ni su invocación debe establecerse como norma.

El marco de interpretación empieza a estrecharse desde el momento en que dicha figura, más que un símbolo de explicación, comienza a tornarse en una figura de adoración: "adora al Gran Arquitecto del Universo" o glorificación "A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo". Muchos francmasones consideran que el GADU es a igual a Dios, el creador que determina a su voluntad los planos de la existencia.

Desde posiciones teístas, comienza a atribuirse a este Gran Arquitecto, potencias propias del dios de las religiones monoteístas, así se expresa en algunos ritos "si es así que el Gran Arquitecto te lo premie y si no que te lo demande", cuya verdad nos ha sido revelada mediante el Libro de la Ley "Sagrada". Bajo esta concepción, el GADU no es otra cosa que Dios mismo, el verdadero y único Dios que habló a Noe, cualquiera que sea el nombre que le dan las distintas confesiones, Jesús, Jehová o Alá. Se trata aquí de una tolerancia ecuménica, pero siempre dentro del marco del teísmo.

La frase “Dios utiliza siempre procedimientos geométricos”, se atribuye a Platón. Los griegos pensaban que este conocimiento seguro lo proporcionaban las matemáticas, porque según ellos, las relaciones matemáticas jamás cambiaban. Incluso para poder aprender de filosofía había que saber antes matemáticas, esto se deduce del cartel fijado en la entrada del centro intelectual de esa época, la prestigiosa Academia de Platón, el cual decía “Nadie ingrese aquí si ignora la geometría”.

Es precisamente a partir de esta rama de la matemática, cuando Euclides formula los principios de su geometría en el libro Los Elementos, que se comienza a pensar que se había encontrado la verdad absoluta de la creación, las leyes que Dios había inventado para que gobernaran la naturaleza. Transformándose este descubrimiento en una de las piedras angulares del pensamiento humano desde los primeros griegos hasta el siglo XIX.

La geometría original de Euclides tuvo sutiles influencias sobre otras áreas del pensamiento humano. Sirvió de base a toda la composición arquitectónica y artística, a toda la navegación y la astronomía. En el campo de la ciencia subyace en los pilares de la obra de Newton sobre el movimiento y la gravitación. Sus famosos Principia, que aparecieron hace trescientos años, se presentan a un observador cualquiera como un gran tratado de geometría, ya que Newton era un maestro en la aplicación de la geometría a la descripción de la naturaleza. Tal maestría era el sello de un matemático del siglo XVII y XVIII. Había modelos newtonianos de gobierno y de comportamiento humano que apelaban a la certeza de sus matemáticas. Había argumentos de la existencia de Dios basados en la certeza matemática de las leyes geométricas de la naturaleza que Newton había revelado. La geometría proporcionaba a sus estudiosos un sistema de pensamiento que era absolutamente cierto porque empleaba razonamientos lógicos perfectos a partir de premisas que eran enunciados acerca de cómo se veía el mundo.

Puede discernirse el estatus especial que tenía esta geometría a través del tratamiento que le dio Kant en su sistema filosófico durante el siglo XVIII. Su sistema de pensamiento estaba unido a la inevitabilidad de la geometría euclideana. Él la daba como un ejemplo de un conocimiento sintético a priori, es decir, algo que es necesariamente verdadero. Para Kant, esta necesidad emanaba de la naturaleza de los modos humanos de pensamiento. La forma en que estaba construido el cerebro humano aseguraba que debemos encontrar que las verdades de la geometría se cumplen.

El descubrimiento de que la geometría euclideanea no era una verdad única inevitable y absoluta sobre el mundo llegó como una conmoción. Su impacto fue irreversible y de largo alcance. Socavó las ideas absolutas sobre el conocimiento humano en un vasto espectro del pensamiento humano. Aunque los matemáticos se resistieron durante mucho tiempo a su muerte, quienes trataban de derrocar las certezas euclideanas tradicionales se apegaron a ello como una señal de que el relativismo era una regla.

Pero la ciencia ha descubierto que esa regularidad de la naturaleza, manifiesta en la simetría, no es estática. Las causas simétricas pueden producir efectos asimétricos, y esta “ruptura de la simetría” nos permite entender mejor muchas cosas: desde el remolino en espiral de las galaxias o las vibraciones de las estrellas, hasta los ordenamientos de los átomos en un cristal o la forma de los virus, pasando por fenómenos de nuestro entorno cotidiano como las rayas del tigre o las gotas de rocío en una tela de araña. Esta es la idea central que platea el libro Es Dios un geometra, de Ian Stewart y Martin Golubitsky.

Los autores consiguen hacer fácilmente comprensibles temas que figuran entre los más complejos de la ciencia actual, el gen de Dios, utilizando las ilustraciones para explicarlos sin recurrir a las matemáticas. Con esto no se nos ofrece sólo un libro científico “de entretenimiento”, que acumula curiosidades amenas; de lo que se nos cuenta aquí surge una mejor comprensión de la forma en que aparecen pautas regulares en la naturaleza y en la vida.

En conclusión, la cuestión de la calidad de Dios es una cuestión amplia y seria, y si yo intentase tratarla del todo, tendría que retenerlos en este sitio hasta el Día del Juicio, por lo que deben excusarme por tratarla en forma resumida.

El argumento de Dios como geometra es una concepción derivada del antiguo despotismo oriental. Es una concepción indigna de hombres libres. Me uno a Bertrand Russell en el desafío de manternos en pie y mirar al mundo a la cara. Tenemos que hacer de nuestro mundo el mejor posible y dejar las esperanzas de que alguien las haga por nosotros, y si no es tan bueno como deseamos, después de todo será mejor que el que esos otros han hecho en todos los siglos.

Un mundo bueno, necesita conocimiento, bondad y valor. Esto significa, enfrentar la vida con responsabilidad, y enfrentarla éticamente, ya que no podremos culpar a nadie de lo resultados obtenidos. En vez de esperar del Gran Arquitecto, debemos ser el Arquitecto de nuestro propio destino, asumir la totalidad de la responsabilidad, donde el otro es un elemento cuya funcionalidad dependerá de mi propio análisis y donde yo seré el responsable de dicha interacción.

En cuanto a la fuerza que ejerce la sociedad, ya sea a través de sus instituciones o de las personas, seguirá siendo el desafío que nos de más fuerza para orientar nuestra conducta y superar dicha influencia.

Ser Arquitecto de nuestro propio destino debería significar el prepararse para el dominio de si mismo y del desarrollo de la fuerza necesaria para manejarse acertadamente en sociedad. Recuerda que independiente a la creencia o no de un Gran Arquitecto del Universo, existe un rincón del universo que con toda seguiridad puedes mejorar; y eres tú mismo.


Christian Gadea Saguier

13 comentarios:

  1. Hola Cristian, mucho gusto.
    Sencillamente encontré tu blog y me parece tan interesante y serio el desarrollo que decidí acercarme.

    Justamente, en mi espacio, hablo de la época en la que cantaba y un poquito intento rescatar lo que hay detrás de "La Flauta Mágica" de Mozart.

    Si no es molestia, sería interesante (tú que estás más instruído en el tema) acerques algún rayito de luz para que con los lectores entendamos un poco más acerca de sus simbolismos.
    Me apasiona el tema de la Geometría y números también en esta Logia, pero en fin...

    Un abrazo, disculpas por la molestia y espero que si me visitas, disfrutes del video de "La Reina de la Noche"!

    ResponderEliminar
  2. Está hablando del D's cristiano en Job?

    intento q no me entre la risa y le puedo jurar q me está costando.

    ResponderEliminar
  3. veo que en este blog se respeta la libertad de expresión.
    Sobre todo ciuando borran los comentarios adversos.
    Tipico de los masones.
    debiera darte verguenza
    OGMIOS

    ResponderEliminar
  4. PERSONALMENTE QUE SOY MASON ME INTERESARIA RECIBIR DIARIO ALGUN PPT REFLEXIVO Y UTIL
    PARA SER ANALIZADO Y ATRIBUYENDO AL G.A.D.U.
    FERNANDO G.

    ResponderEliminar
  5. Me agrado mucho este escrito, te felicito. siempre se me ha hecho muy interesante lo relacionado con la masonería.

    ResponderEliminar
  6. Me agrado mucho este escrito, te felicito. siempre se me ha hecho muy interesante lo relacionado con la masonería.

    ResponderEliminar
  7. Me agrado mucho este escrito, te felicito. siempre se me ha hecho muy interesante lo relacionado con la masonería.

    ResponderEliminar
  8. Me gustó el tema y, aunque no lo he leído todo , por la razón de que ya estoy casi una hora viendo y leyendo de estos asuntos porque en el fondo lo que me interesa es contactarme, es decir, ser parte de una comunidad en donde pueda "aprender", colaborar, ser útil, apoyar, defender, ser apoyado y defendido tambien, enseñar lo que sé, que es tan poco en verdad, pero me gusta mucho enseñar. Bueno Cristian, si crees que puedes ayudarme a contactarme de alguna manera efectiva no tendré nunca como pagártelo económicamente pues lo considero muy valioso pero de alguna otra forma si te lo pagaré. Espero, confiado . Guillermo Reynafarge Hidalgo (mi apellido original es con "J"), mi correo es guillermoreynafarge@hotmail.com aunque me gusta mucho mas comunicarme por face: guillermo reynafarge. Muchas Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Ah, soy de Lima Perú, del centro de Lima, Cercado. Guillermo Reynafarge

    ResponderEliminar
  10. Masoneria es una secta? porq ese dios del q hablas gandu no es el nombre del Dios verdadero k es JAHWE. Osea que son el lado contrario de el Dios Real? son algo como satanicos? alguien me podria responder.con la verdad.. ?

    ResponderEliminar
  11. Estimada persona, creo que usted no dedico el debido tiempo y atención a analizar este escrito, pese a que soy una dama, mi familia ah tenido generaciones de masones, y como se me fue inculcado, estoy en busca de mi verdad, y me tomo la libertad de opinar, si usted hubiese leído correctamente vería que no es "gandu" si no G:.A:.D:.U:. " gran arquitecto creador del universo" y es un ente a quien se le atribuye divinidad, el mismo que hablo a Noé, si bien también dice, que siguiendo sus preceptos de libre albeldrio, el G.A.D.U puede ser le dado el nombre que se adecue a las creencias del hermano masón, y por ultimo, si es usted un creyente religioso, deberá recordar que su Dios, mi Dios, tiene muchos nombres, yaveh, yireh, elohim , entre otros, un respetable saludo, espero mi comentario le sea constructivo

    ResponderEliminar
  12. Estimada persona, creo que usted no dedico el debido tiempo y atención a analizar este escrito, pese a que soy una dama, mi familia ah tenido generaciones de masones, y como se me fue inculcado, estoy en busca de mi verdad, y me tomo la libertad de opinar, si usted hubiese leído correctamente vería que no es "gandu" si no G:.A:.D:.U:. " gran arquitecto creador del universo" y es un ente a quien se le atribuye divinidad, el mismo que hablo a Noé, si bien también dice, que siguiendo sus preceptos de libre albeldrio, el G.A.D.U puede ser le dado el nombre que se adecue a las creencias del hermano masón, y por ultimo, si es usted un creyente religioso, deberá recordar que su Dios, mi Dios, tiene muchos nombres, yaveh, yireh, elohim , entre otros, un respetable saludo, espero mi comentario le sea constructivo

    ResponderEliminar