Crece la equidad de género en la Masonería

La corriente masónica mixta está de parabienes. Leemos en el blog de mi hermano Victor Guerra que “El tema de la mixtidad, o sea la presencia de las mujeres en las logias del Gran Oriente de Francia (GOdF), está trayendo a maltraer a casi todos, a unos porque les ha entrado las prisas por situarse en la vanguardia de la lucha feminista para que las mujeres ocupen un espacio entre las columnas masónicas. Entre cuyas fuerzas está la Logia Combat que es la que está con el Tour de forcé a la Obediencia en este caso el GOdF. Otros, creo que la mayoría de los masones del GOdF y de las Logias que están federadas en esta Obediencia, nos inclinamos por dejar margen, y ver como se van tratando y desarrollando los temas relacionados con este paso tan importante, y como no, observar como se van posicionando las logias con más madurez y fuerza, y peso en la organización”.

Aunque el tema de la mixticidad continúa en las mismas tablas de siempre, un 40% favorable frente al 60% que la rechaza, el actual presidente del GOdF, Quillardet, no pierde la esperanza de que el debate se abra paso dentro de las logias y en cualquier momento esa proporción deje de se tal, y permita dar un paso adelante. Este cuadro lo relata Víctor en una crónica sobre el último congreso del GOdF.

La Masonería ofrece ayuda y guía para que nos volvamos cada día más conscientes de que nada puede detener el impulso que motiva el progreso humano en su peregrinaje de la oscuridad a la luz, de la irrealidad a la realidad, y de lo perecedero a lo imperecedero. Es un despropósito ser masón y no preocuparse por estos temas, que son individuales y a la vez colectivos.

Ella es una institución universal, esencialmente ética, filosófica, iniciática y progresista. Tiene por principio la libertad absoluta de conciencia y la fraternidad humana. Constituye el centro de unión para los hombres de espíritu libre de todas las nacionalidades y credos. Como institución docente formativa tiene por objeto el perfeccionamiento del hombre y de la humanidad. Promueve entre sus adeptos la búsqueda incesante de la verdad, el conocimiento de sí mismo y del hombre en el medio en que vive y convive, promueve el estudio de la moral universal, de las ciencias y las artes para alcanzar la fraternidad universal del género humano.

Ante estas definiciones, los hermanos de obediencias masculinas deben ampliar sus fronteras de inclusión, hacer honor al lema “libertad, igualdad y fraternidad” y permitir legalmente la participación de la mujer en sus trabajos, bajo lo mismo derechos y obligaciones que los varones. Hoy en el mundo occidental, y cada vez más en el resto del mundo, la presencia y la participación de la mujer se consolidan en todos los ámbitos, y cada vez más se entiende, a pesar de lo difícil de la transición, que el mundo se construye a partir de las dos columnas humanas sobre las que se asienta el futuro: el varón y la mujer, con sus diferencias y complementariedades, porque ambos por igual forman parte de aquello más grande que es la humanidad

El nacimiento de la mixticidad
Cuando surgió la Masonería especulativa, o moderna, en el siglo XVIII, la mujer no estaba económica, social, ni políticamente emancipada, y las Constituciones de Anderson de 1723 que dieron el puntapié inicial de la Francmasonería Moderna no las tuvieron en cuenta por ese motivo.Tal vez porque su redactor, James Anderson, además era pastor anglicano, y esa doble condición pudo haber pesado por los prejuicios religiosos de la época.

Pero hacia 1865, León Richer, Venerable Maestro de la logia Mars et les Arts, pudo conocer muy bien las capacidades de María Deraismes cuando ambos impulsaron y sostuvieron Le Droit des Femmes a partir de 1869.

Aquella revista fue órgano de expresión de una consistente red para la emancipación de las mujeres y su incorporación a la ciudadanía de pleno derecho. Ambos fundaron, en 1882, la Ligue pour le Droit des Femmes.

El espacio privado rompía sus barreras y se buscaba la incorporación paulatina de las mujeres a los espacios públicos. El abanico se abría de manera integral desde la igualdad ante la ley moral, el derecho, el trabajo y la vida política. Se decían en aquellos medios consignas tales como: “La aristocracia de sexo no es más justificable que la aristocracia de sangre”.

María Deraismes paralelamente fue interviniendo como conferencista en tenidas blancas convocadas por el Gran Oriente de Francia. Su palabra clara, su fuerza en la expresión y su inteligencia despierta desgravan argumentos que habían logrado granjearse el aprecio de no pocos hombres masones.

El 14 de enero de 1882, María Deraismes atravesó los umbrales del espacio sagrado, masónico. La logia Les Libres Penseurs du Pec hizo posible ese paso trascendente. Ella expresaba reflexiones como las siguientes en el banquete que siguió a su iniciación, en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado: “La puerta que habéis abierto no se cerrará detrás de mí, y toda una legión me seguirá. Habéis dado una prueba, mis hermanos, de sabiduría y energía. Para vosotros un prejuicio está vencido. Sin duda sois una minoría, pero una minoría gloriosa, a la que pronto deberán adherirse la mayoría de las logias. La presencia aquí de hermanos eminentes que han tomado parte es para mí un seguro de garantía”.

Quedaba, sin embargo, todavía un largo camino que recorrer. Les Libres Penseurs de Pec poco después entraron en sueños. Georges Martin había asistido a la iniciación de María Deraismes, y se comprometió a fondo para hacer posible que aquel paso continuase.

Hubo de arrostrar numerosas dificultades dentro de la Masonería, que persistía en ahondar una tradición exclusivamente masculina. Sus gestiones por diferentes talleres de la Gran Logia Simbólica Escocesa para que alguna afiliase a María Deraismes no dieron el fruto deseado. Reconocer los derechos de ambos sexos dentro de las logias era para él “realizar el derecho humano”.

Georges Martin no pudo contar ni con su propia logia La Jérusalem Ecossaise. La única salida posible era fundar una nueva Obediencia.

El 14 de marzo de 1893, María Deraismes, en el local 45, rue des Sèvres en París, la casa de María Béquet de Vienne, comenzó su trabajo iniciando y conduciendo posteriormente hasta el grado tercero a mujeres que venían teniendo una fuerte presencia pública y muy próximas algunas a sus actividades por la emancipación de las mujeres, la atención a la infancia y a las clases desposeídas.

El 1 de abril se produjo la afiliación de Georges Martin. El 4 del mismo mes de 1893 se forma la estructura principal para Le Droit Humain. Fue la última obra de María Deraimes: la gran luchadora falleció el 7 de febrero de 1894.

El arraigo, el crecimiento y la expansión de Le Droit Humain como futura potencia masónica, pese a las resistencias de la Masonería masculina, resultaron ya imparables. El 11 de mayo de 1899 quedó constituido un primer Supremo Consejo Universal Mixto. Annie Bessant, Venerable Maestra de la logia Human Duty en Londres, en el acto de su instalación explicaba:

“Si son los ingleses quienes han aportado la Masonería a Francia, son los franceses hoy quienes la devuelven regenerada a Inglaterra, completada y fortalecida por la admisión de la mujer dentro de la logia, al lado del hombre.”

A partir de 1920 se abrió una nueva etapa en el afianzamiento y la expansión internacional de Le Droit Humain. La Europa de la posguerra desplegaba nuevas energías y el sentido republicano, civil y humanista de la ciudadanía estaba ya bien cimentado, sin prejuicios por razón de sexo.

Para la época la Obediencia se reafirmaba como una institución iniciática, filosófica y filantrópica, que recogía el trabajo masónico masculino y femenino, todo ello encaminado al progreso de la humanidad. Hoy día, el Derecho Humano, con el título de Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain posee logias en todos los continentes y está presente en el Paraguay.

En conclusión, las corrientes masculinas no pueden seguir escondiéndose tras cortinas de antropología trasnochada o ideas producto de miedos y temores subjetivos. Deben dar un paso adelante que, reconozco, para muchos significará un importante cambio en sus estructuras mentales. Queramos o no, estemos de acuerdo o no, llegó el tiempo de posicionarse en este asunto que divide a la Masonería universal en dos bandos antagónicos, cuando ella pretende ser el centro de unión de la humanidad.

Christian Gadea Saguier

5 comentarios:

  1. Yin y yang, sin ambos jamás habrá equilibrio y cualquier esfuerzo anterior o resultado ulterior será incompleto.

    Felicidades por el blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El Hermano Terribleviernes, diciembre 07, 2007

    Les voy a comentar e ilustrar sobre dos sujetos que estan destruyendo lo poco que queda la masoneria de la Republica Argentina: me refiero a Jorge Vallejos y su marioneta Sergio Nunes, ese ultimo desprestigia con su presencia a toda la masoneria argentina y mancha el sitio de Gran Maestre.
    Ademas de una persecucion sin precedentes en la joven historia masonica argentina, estos sinverguenzas se dedican a saquear los tesoros de la institucion y a traicionar a los juramentos masonicos.
    Gracias a ellos estamos viendo como los masones nos estamos defragmentando en mil pedazos.
    EXIGIMOS LA DESTITUCION DEL ACTUAL GRAN MAESTRE POR INUTIL Y CORRUPTO.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar