Masones corruptos

Cada vez que me invitan para una disertación sobre la Masonería el tema de la corrupción y el tráfico de influencias por medio de la membresía son cuestiones que no se dejan de plantear. Así me preguntan: "¿La Masonería está corrupta? ¿Es una amplia conspiración internacional dedicada a algún oscuro fin inconfesable (como si el secreto fuese barómetro de la infamia)?". Y la sociedad civil en general, al leer las publicaciones en los diarios de los últimos tiempos, se cuestiona: ¿Son un conducto para sobornos, favores, tráfico de influencias y poder en el corazón de instituciones? Estas preguntas generan una inquietud general en toda la sociedad y en no pocos hermanos jóvenes que no resulta difícil de entender.

Dada la naturaleza humana, y sin propósitos de justificaciones, resultaría un hecho en verdad sorprendente si no existiera siquiera un cierto grado de corrupción en las instituciones públicas y privadas, y si parte de esta corrupción no implicara a la Masonería. Sin embargo, podríamos argumentar que esa clase de corrupción dice menos acerca de la Masonería en sí que acerca de las maneras en que la Masonería, al igual que otras estructuras similares, puede ser objeto de abusos. La codicia, la exageración de los logros propios, el favoritismo y otros males por el estilo han sido endémicos en la sociedad humana desde el comienzo mismo de la civilización y particularmente Latinoamérica no está ajena a ellos.

Son fuerzas que se valen v y operan a través de todo canal disponible, parentescos de sangre, un pasado común, lazos establecidos en los años de estudio o en las fuerzas armadas, intereses compartidos, simple amistad y, también, por supuesto, la filiación política. A la Masonería se la acusa, por ejemplo, de conceder dispensas especiales por su cuenta. La Masonería es solo uno de los muchos canales por los que puede fluir y prosperar el favoritismo; pero si la Masonería no existiese, la corrupción y el favoritismo prosperarían de todos modos. Tanto la una como el otro aparecen en escuelas, regimientos, empresas, organismos gubernamentales, partidos políticos, sectas e iglesias y en un sinnúmero de organizaciones. Ninguno de estos ámbitos es censurable per se. Nadie pensaría en condenar a todo un partido político ni a todo un credo porque algunos de sus miembros son corruptos o manifiestan una marcada disposición a favor de otros miembros y en detrimento de quienes no pertenecen a esa organización. Nadie condenaría a la familia como institución por su tendencia a favorecer el nepotismo.

En toda consideración moral del tema, es necesario mostrar una comprensión de psicología elemental y un mínimo de sentido común. Las instituciones son tan virtuosas, o tan culpables, como las personas que las componen. Si a una institución se la puede considerar corrupta en su sentido intrínseco, solo es posible hacerlo en esos términos si se beneficia de algún modo con la corrupción de sus miembros. Esta clase de corrupción podría aplicarse, por ejemplo, a una dictadura militar o en países totalitarios donde impera un único partido político en el poder, pero resulta muy difícil aplicarla a la Masonería. Nadie ha sugerido jamás que la Masonería se beneficiara alguna vez de las transgresiones de sus hermanos. Por el contrario, las transgresiones de un masón en particular son egoístas y sirven a propósitos personales.

La Masonería como institución se ve afectada por las transgresiones de un masón particular. En el tema de la corrupción, por lo tanto, la Masonería como tal no es la culpable, sino, al contrario, otra víctima de hombres sin escrúpulos que se disfrazan de masones para limpiar sus transgresiones a los ojos de la sociedad. La solución de esta mala imagen debe venir del interior de las instituciones al separar a los implicados y comunicar a la sociedad civil que aquellos ya no son tales. En pleno siglo XXI es inviable vivir a espaldas de la ciudadanía, pues si a ella nos abocamos para el logro del progreso, también a ella debemos rendir la situación de los males que nos afectan. La ciudadanía sabrá entender, pues más allá de todo esfuerzo, somos humanos y ciudadanos como todos, sujetos al error.

Christian Gadea Saguier

11 comentarios:

  1. saludos, pero en verdad la Masonería es la corrupta, coincidencia que todos los gobiernos en donde esté la masonería hay robos y corrupción, donde esta la oscuridad, lo negro no deja ver la luz.

    ResponderEliminar
  2. Perdon, pero Menem no era mason, era ultracatolico y era corrupto. Nada mas lejos de la realidad el del ultimo post.Al igual que los milicos del Proceso en Argentina.

    ResponderEliminar
  3. Coincido contigo Christian, es responsabilidad de la Masonería toda y nosotros que la componemos el purgar y no dejar impunes masónicamente a los grandes avivados que se aprovecharon de la institución y la perjudicaron con sus escandalos.
    También pienso yo que debemos dar un poco más la cara y dar un poquitito mas a conocer la labor filantrópica que desarrollamos en las Logias, cuando somos muy hermeticos, dejamos el camino libre para que estos malos hermanos, se escuden en hacer sus macanadas. Es solo una opinión.
    Silvio Núñez

    ResponderEliminar
  4. La masoneria es una sociedad como otra.
    Siempre habran masones que sean corructos. No tiene nada que ver con dicha institucion. El avito hace al monje.

    ResponderEliminar
  5. Lo que decís es cierto, en parte. Hay demasiados masones que perjudican a los demás, favoreciendo a sus hermanos.
    No hay sanción pública para ellos. Y los que no somos masones, tenemos derecho a desconfiar absolutamente de una sociedad secreta en la que reina la impunidad, el secretismo, los ritos, la verticalidad (tal cual la Iglesia Católica, que al menos es pública).
    Y también dejan entrar a mucha gente que no tiene el interés de servir, sino de servirse.
    Va con respeto.

    ResponderEliminar
  6. Respuesta a Sebastián:
    Ante todo gracias por la participación.
    Sin ánimos de refutar o discutir tus opiniones, te comento que la Masonería en Paraguay está legalmente establecida y no constituye una sociedad secreta puesto que violaría un artículo de la Constitución Nacional. Además, cada entidad tiene su propia Personería Jurídica emitida por el Gobierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuantas Logias Freemasons,Cuantas FrancMasonicas tiene Paraguay, cuantas Logias Mixtas...

      Felicitaciones por el articulo, el mundo profano crea mitos dia y noche...

      Eliminar
  7. agregando a la respuesta a Sebastian:
    Gracias por el respeto, algo digno de destacar y también sin ánimo de refutar, solo quería aclararle algunas cosas a Sebastian.
    La Masonería no es secreta, y no reina la impunidad, no es un club de mafiosos ni nada por el estilo, es una escuela de formación filosófica, moral, filantrópica y progresista. Te puedo asegurar que siempre vas a encontrar más información sobre la orden, sus fines y sus bases filosóficas que sobre la propia iglesi; a contrario censu, la masonería pregona la libertad individual de los hombres, su desarrollo y la investigación constante y como límite solamente lo que su propia inteligencia y su voluntad.
    Posiblemente me exprese mal, un mason me entiende perfectamente, pero un no mason como vos y como otros pudo haber entendido mal. Por ello aclaro que cuando escribi que somos muy herméticos, me referí a que generalmente hacemos muchas obras, pero no las damos a conocer por un principio de humildad y de perfil bajo, sin embargo en paises como Brasil la orden ha desarrollado mucho labor comunitaria y social y ha dado una correcta, sobria y bien enfocada publicidad de ello, y es por eso que en estos lugares, se tiene hoy día un concepto mucho más positivo hacia a la orden, o sea más aproximado a la realidad.
    Nuevamente agradecido por tu comentario que me ha permitido poder aclararte estos puntos.
    Saludos respetuosos de mi parte

    ResponderEliminar
  8. Primero hay que definir que se entiende por corrupción. Si por corrupción se entiende favoritismo y el uso de influencias entonces la masonería es una organización bastante corrupta pero si por corrupción hablamos de cosas realmente graves como corrupción política, crimen organizado o fraude entonces estamos exagerando a referinos a la masoneria como corrupta.

    ResponderEliminar
  9. Que dividio a la Masoneria en Paraguay? Es posible la unificaciòn?

    ResponderEliminar